SALA DE FAMILIA, MUJER, NIÑEZ, ADOLESCENCIA Y ADOLESCENTES INFRACTORES DE LA CORTE PROVINCIAL DE PICHINCHA

 

Ab./ Dr. GUERRERO GUTIERREZ MARIO FERNANDO, Juez

 

Pongo en su conocimiento cómo se realizó el examen de ADN

 

Juicio No:      17310-2008-0761

Yo: MOYA ALVAREZ LORENA PAULINA, en la prosecución del juicio ordinario por impugnación de paternidad número 17310-2008-0761 que sigue el señor GIL EDUARDO VELA VARGAS, en contra de la señora MOYA ALVAREZ LORENA PAULINA y de su hijo CARLOS JULIAN VELA MOYA, este por ser menor lo representa su progenitora: Para su conocimiento debo manifestar lo siguiente:

 

ANTECEDENTES:

a.-) Le informa a usted, sobre un hecho en el que se vulneran los elementales derechos humanos (relacionados con los valores de dignidad, de libertad e igualdad) de mi hijo y que resumiré en líneas abajo, ya que conozco su profunda convicción de servicio por las personas indefensas y que de una u otra manera, somos víctimas del poder que ejercen determinadas personas en diferentes ámbitos en los que se desenvuelven, ya que con quien, hasta ahora estoy casada, tiene influencias en el ámbito judicial.

 

b.-) En cumplimiento a la providencia de martes 17 de abril del 2018, las 14h08, en que se señaló el 25 de abril del 2018, a las 15h30, para la práctica de la prueba de ADN y el examen de grupos sanguíneos en las personas de: Gil Eduardo Vela Vargas, el niño Carlos Julián Vela Moya y su madre Lorena Paulina Moya Álvarez, en el Departamento de Genética DIAGEN con la Dra. Dora Sánchez, Genetista Molecular, perito designada y actuó el Señor,  Julio Morales Cuichán, en calidad de delegado de la Sala de la Familia, Mujer, Niñez, Adolescencia y Adolescentes Infractores de la Corte Provincial de Pichincha, providencia que se la realizó bajo la advertencia y coerción de que se me impondría una multa compulsiva diaria…

 

b.-) Pese a que en este caso y después de que como familia, conscientes de la garantía que tienen los niños para ser consultados, formar su propio juicio y expresar su opinión libremente en todos los asuntos que los afecten y competen, más aún considerando el grado de madurez demostrado durante toda la etapa evolutiva por parte de mi hijo, quien tiene 11 años y recibió, por orden del juez en primera instancia, la orientación imparcial de un profesional de psicología de la Función Judicial, sobre todo lo concerniente a la prueba de ácido desoxirribonucleico, estábamos y hemos estado resueltos a respetar la.- Decisión del niño, sea cual fuera, quien en reiteradas ocasiones manifestó su negativa a realizarse el mencionado examen.

 

c.-) El juez en primera instancia, omitió y subestimó el argumento expuesto por mi hijo en la diligencia llevada a cabo en la Cámara de Gesell, en la que peritos especializados de Fiscalía emitieron el informe en el que se concluía que el menor no tiene predisposición para la práctica de dicho examen, una vez más se corroboraba que el demandante, lograba que el juez nos conmine a concurrir al laboratorio de Fiscalía, sin que su voz sea escuchada, sus derechos burlados, sin que el tan mencionado “INTERÉS SUPERIOR DEL MENOR” tenga validez alguna, con lo que las leyes  han demostrado que el único interés que se trata de favorecer en este caso y contra toda lógica es el del actor de esta malhadada demanda.

(I)

1.0.  Debo indicar que toda solicitud formulada por el bufete de abogados del actor del que su padre es dueño, ha sido ante vuestras providencias permanentes ágilmente aceptadas y despachadas, con lo que mi hijo ha sido objeto de degradantes diligencias por demás despreciables para su edad y que solo lo han llevado a su constante revictimización.

En conclusión, todo lo expuesto por el niño, no tuvo valor y el Ab/Dr. David Patricio Suasnavas Fonseca, Juez de la Unidad Judicial de la Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia,  multó a mi hermana quien era curadora Ad-Litem de mi hijo, con treinta salarios mínimos vitales, del Art. 132.- numeral 1) del COFJ, cuando esta ley indica que no debe exceder de 25 salarios); multa que se pagó  por hacer respetar el derecho que tienen los niños a ser escuchados y consultados, vergonzosa sanción que se hizo conocer a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“Es así que a  quedando en letra muerta lo que dispone el Art. 60.- del Código Orgánico de la Niñez y Adolescencia, publicada en el Suplemento del Registro Oficial No. 643 de 28 de Julio del 2009: CAPÍTULO V.  Derechos de participación”. Art. 60.- Derecho a ser consultados.- Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a ser consultados en todos los asuntos que les afecten.  Esta opinión se tendrá en cuenta en la medida de su edad y madurez.

Ningún niño, niña o adolescente podrá ser obligado o presionado de cualquier forma para expresar su opinión.

 

1.01.  La persecución e irrespeto a los derechos esenciales de mi hijo, que no le permiten desarrollarse en un ambiente de armonía y tranquilidad, hizo que lo dispuesto por los Jueces de la Sala de la Familia, Mujer, Niñez, Adolescencia y Adolescentes Infractores de la Corte Provincial de Pichincha en el auto de fecha 17 de abril de 2018, en la que se dispuso que el 25 de abril de 2018, a las 15h30, los Señores Jueces.- Mario Fernando Guerrero Gutierrez, Gustavo Xavier Cabezas Osejo y Bolívar Sandrino Lema Quinga, quienes firmaron en conjunto, me notificaron que concurra con mi hijo, inadmisiblemente, bajo la advertencia de que: de no realizarse el examen de ADN se le impondrá una multa compulsiva diaria, a partir del 25 de abril del 2018, hasta que se dé cumplimiento con la práctica del examen de ADN. Sin considerar, el perjuicio económico que esto ocasionaría, toda vez que yo, soy la única persona que asume todos los gastos de educación, alimentación, saludad y demás necesidades básicas que tiene mi hijo, sin importar la proterva deuda en que incurrí como consecuencia de la multa anterior, si los las autoridades competentes Jueces .- realmente velaran por los niños, se asegurarían que ese dinero sea invertido en función de satisfacer todas las necesidades del menor,  ya que su padre no le pasa ninguna pensión e interpuso este juicio, como represalia al juicio             17960-2008-0478 de alimentos que le formulé años atrás y que recalco ni un solo centavo hasta la fecha ha aportado para la crianza del nuestro hijo concebido dentro de nuestro matrimonio que hasta la presente fecha nos une como esposos.  

 

1.02.  El miércoles 25 de abril a las 15:30, concurrí con mi hijo al laboratorio DIAGEN, por tercera ocasión, como las anteriores veces, me vi presionada para llevar a mi hijo, quien entre lágrimas y constantes preguntas en las que decía que no comprende por qué si él ya tiene su identidad establecida, (un nombre y apellidos que fue lo primero que aprendió a escribir y con el que lo identifican familiares y amigos y en la comunidad que la ha visto crecer), los jueces insisten en someterle a pruebas humillantes y no le permiten vivir tranquilo como lo hacen otros niños de su edad.

 

1.03.  Mi hijo ha crecido sin la presencia de su padre pues fue este quien nos abandonó, entre amenazas que al parecer se van concretando, al dejar nuestro hogar habló de interminables juicios, de dejarnos sin dinero, de posibles maneras de alterar resultados de ADN, tal como consta en el proceso, cuando me decía que se iba con otra mujer, con quien mantiene una relación de concubinato, con su barragana, por no estar legitimada su relación marital, con la que procreó un niño contemporáneo al mío.

 

1.04.  Debo aclarar que mi hijo no se ha realizado la práctica de ADN, en las anteriores peticiones, porque entre otras razones: la demanda de impugnación de paternidad interpuesta en el 2008, se realizó de manera extemporánea  esto es que ya había prescrito su acción, por lo que la justicia en las respectivas instancias negó el pedido de mi cónyuge, además, mi hijo fue concebido tras varios años de la existencia de nuestro matrimonio y existente a la fecha, (El Art. 24 del Código Civil dispone: Art. 24.- Se establece la filiación, y las correspondientes paternidad y maternidad:

a) Por el hecho de haber sido concebida una persona dentro del matrimonio verdadero o putativo de sus padres, o dentro de una unión de hecho, estable y monogámica reconocida legalmente;

b) Por haber sido reconocida voluntariamente por el padre o la madre, o por ambos, en el caso de no existir matrimonio entre ellos; y,

c) Por haber sido declarada judicialmente hijo de determinados padre o madre.

(II)

1.01.  El actor de esta perversa demanda.-  no puede jugar de acuerdo a como amanece su estado de ánimo con la identidad y estabilidad del menor, ya que personalmente fue el actor su padre Señor,  Gil Eduardo Vela Vargas, quien concurrió sin informarme a inscribir a nuestro hijo en el Registro Civil, Identificación y Cedulación de manera libre, consiente y sin presiones, por lo que su actitud al hacer dicho reconocimiento está enmarcado en la ley.- según el Art. 248 del Código Civil que dispone así: “Art. 248.- El reconocimiento es un acto libre y voluntario del padre o madre que reconoce. En todos los casos el reconocimiento  será irrevocable”.

(Argumentos y disposiciones legales más que suficientes para que las pretensiones del peticionario u actor de esta demanda no tengan sustento ni asidero legal).

 

1.02.  Debo indicar a su Magistratura.-  que para el cumplimiento de su providencia o auto de fecha 17 de abril de 2018,  al llegar al laboratorio DIAGEN, nos atendió la doctora Dora Sánchez, quien dijo que salía personalmente, toda vez que sus asistentes le habían indicado que anteriormente por negativa del niño no se realizó esta pericia, en el dialogo con la médica en reiteradas ocasiones me levantó la voz, en tono desafiante me preguntó si nos realizaríamos el examen a lo que respondí que a la fuerza  yo sí me haría y que debería preguntarle a mi hijo, entonces molesta manifestó: “en que parte de la ley dice que un niño tiene autonomía para decidir”, entre una sería de palabras que se me hacían familiares, ya que la parte actora en sus escritos las había expuesto con anterioridad.

La médico en mención me dijo que como madre yo debía hacer que mi hijo se realice el examen de toma de muestra de fluidos corporales y la galeno, preguntó a mi abogado, si un niño puede ser consultado, a lo que él hizo referencia sobre el  artículo 60.- del código de la Niñez y Adolescencia, en el que a través de dicha norma, si se reconoce el derecho de los niños y adolescentes a ser consultados y a ejercer el Derecho a la libertad de expresión.

Pues la doctora exaltada, y; con tono muy sarcástico, me preguntó nuevamente si nos realizaríamos la prueba a lo que respondí que con amenazas y a la fuerza no tendría otra opción, con lo que ella, empezó a gritar, que a la fuerza…, que a la fuerza…, que nadie aquí se hace nada a la fuerza y les dijo a sus asistentes que ponga eso en el informe, que ella es la perito y redactará el informe para los Jueces, con su actitud prepotente no dejó terminar la exposición de mi abogado quien hacía referencia del artículo 60.-  en líneas arriba señalado. La Galeno, manifestó finalmente que fue la primera Científica en este País en realizar este tipo de pruebas, acto seguido, sus asistentes procedieron a hacerme firmar.- Unos papeles, los que debo indicar que no leí detenidamente por la presión, la actitud desafiante  de la médico genetista  e insistencia del actor mismos que lograron intimidarme. Además, debía ausentarme lo más pronto posible, ya que  debía realizar  tareas en mi trabajo que eran importantes, por tal motivo, fue que presenté un escrito el día 24 de abril de 2018, en el que solicité el cambio de día y hora para la diligencia de la toma de muestras, pero el pedido me fue negado.

 

1.03.  En consecuencia.-  en el laboratorio de DIAGEN, dirigido por la  doctora Dora Sánchez.  Me hicieron pasar a extraerme una muestra de sangre, a la que accedí, pero  cuando llegó el momento en que pase mi hijo, este lloraba desesperado y pedía que no le obliguen, pues mi dijo en repetidas veces manifestó que no quería que nadie le toque su cuerpo, a lo que la doctora Sánchez señaló esas no son palabras de un niño, es decir, la médico genetista y Directora del  laboratorio de DIAGEN menospreció también el juicio de mi hijo, quien pese a su corta edad, tiene su propio criterio. Pues  la súplica del menor  en ese momento y yo como madre protectora;  No podía permanecer ajena a la situación y auxilio que me expresada con su mirada en gestos de ayuda,  por lo que ingresé al cubículo en el que estaban dos auxiliares enfermeras que las dirigía la doctora Dora Sánchez, pues las referidas enfermeras con sus palabras y acciones persuadían con gran insistencia a mi hijo para que se deje extraer la muestra de fluido sanguíneo, pero, él lloraba aterrado, entonces yo me acerqué a su lado, para tratar de calmarlo, ya que jamás lo había visto tan asustado y en ese momento como madre olvidé  todas las amenazas de las que estamos siendo objeto, y cuando me disponía a salir con mi hijo para sentarlo en la sala para que se tranquilice,  nuevamente, intervino la doctora Dora Sánchez y le dijo a mi hijo que debía hacerse la prueba, yo lo tenía de la mano, pero, al parecer la doctora perdió la cordura, prudencia, por lo que me tomó del brazo y me sacó del lugar, en ese momento tomé el celular para llamar a mi familia que estaba fuera de la oficina del  laboratorio, pues me sentí desamparada con mi hijo ante todas las demás personas, y en razón de tanta insistencia por la doctora Dora Sánchez. Es así que: Pedí ayuda al delegado enviado de la Sala de la Familia, Mujer, Niñez, Adolescencia y Adolescentes Infractores de la Corte Provincial de Pichincha, quien dijo que no podía intervenir y la furia de la médica cada vez era mayor, en tanto, Gil Eduardo Vela Vargas, filmaba plácidamente la escena.

 

1.04. Sobre estas filmaciones que índico PIDO A SU AUTORIDAD QUE EL SEÑOR GIL EDUARDO VELA VARGAS, LAS PROPORCIONE EN CADENA DE CUSTODIO CON  SU CELULAR,  donde su autoridad podrá llegar a la conclusión que la toma de muestra que se realizó rompieron el principio  del numeral 4) del Art. 76 de la CRE.

SEÑORES JUECES PIDO.- se oficie al Sistema Especializado Integral de Investigación, Medicina Legal y Ciencias Forenses de Pichincha,  a efecto reciba en custodia el Departamento de Criminalística de la Policía Judicial de Pichincha el teléfono del Señor GIL EDUARDO VELA VARGAS, que uso el día 25 de abril de 2018, en el laboratorio de DIAGEN, y se le asigne un número de cadena de custodia al  teléfono celular que  uso el señor Gil Eduardo Vela Vargas, mismo que se encuentra en su poder, a efecto  SE PUEDA EXTRAER el/los videos filmados el día 25 de abril de 2018 entre las horas 15h30, hasta las 16h30 aproximadamente que  ocurrieron los hechos en el laboratorio de DIAGEN, y en presencia de la doctora Dora Sánchez. Y del delegado de la Sala de la Familia, Mujer, Niñez, Adolescencia y Adolescentes Infractores de la Corte Provincial de Pichincha. Esto es que la información solicitada los peritos designados los puedan hacer llegar a su judicatura en un término no mayor a cinco días, y sean judicializados dentro de esta causa Juicio No:  17310-2008-0761.

  

ESTE PEDIDO LO HAGO.- en el amparo  según el mandato del DERECHO CONSTITUCIONAL. Art. 76.-  numerales 1)  7) literales a, b, c, h,  concordantes con  los Art.  477.-  Art. 499.- numeral 2, ibídem  Art. 500.- del COIP.

 

1.05.  Siguiendo el curso de los hechos.- el delegado de la judicatura  en mención solo se limitó a decir que él está solo allí  para ver si se da la toma de muestra o no, esto es que nunca existió para esa diligencia una autoridad que pueda decidir en ese mismo momento si la toma de muestra tiene el consentimiento voluntario que es lo que se puede interpretar del Mandato Constitucional que se encuentra regido en el numeral 4) del Art. 76.- de las garantías básicas del debido proceso  según ordena  la Constitución de la República del Ecuador de 2008.

Y al no existir una autoridad que pueda presenciar el debido proceso de la toma de nuestra en estos caso la Dra. Dora Sánchez, Genetista Molecular Directora del Laboratorio DIAGEN, aplicó su criterio indicando a toda voz que el menor no puede opinar en este punto, y además índico que ella es conocedora de las leyes en esta materia y que lo que diga el niño para ella no tiene valor, fue textualmente lo que manifestó, y; ordeno a sus auxiliares enfermeras la toma de la sangre, pues acto seguido apenas mi hijo sangró la doctora me hecho de su laboratorio, como si todo parece haber sido preparado para favorecer al actor de esta proterva demanda, como el actor cuándo  abandonó nuestro hogar matrimonial me lo advirtió de sus intenciones en contra del menor y consta en el proceso, será que un acto tan inhumano es prueba en un proceso donde se involucra a un niño de apenas 11 años.

 

(III)

PREGUNTO A LOS SEÑORES JUECES Y ADMINISTRADORES DE JUSTICIA.-  En este caso si realmente importaría el interés superior del menor  se deberá considerar que el padre reconoció al niño, lo que hace que su reconocimiento sea IRREVOCABLE  “Art. 248.- El reconocimiento es un acto libre y voluntario del padre o madre que reconoce. En todos los casos el reconocimiento  será irrevocable”.

Y que el niño al llevar por más de 10 años los apellidos VELA MOYA de manera ininterrumpida se acoge en estricto  Derecho y estaría a lo que ordena también el TITULO XV sobre: DE LAS PRUEBAS DEL ESTADO CIVIL según lo que ordena los artículos 331, 339 y 340 del Código Civil en vigencia y siguientes normas legales que transcribo de forma textual: 

Art. 331.- El estado civil es la calidad de un individuo, en cuanto le habilita o inhabilita para ejercer ciertos derechos o contraer ciertas obligaciones civiles.

 

Art. 339.- La posesión notoria del estado de hijo consiste en que sus padres le hayan tratado como tal, proveyendo a su educación y establecimiento de un modo competente, y presentándole con ese carácter a sus deudos y amigos; y en que éstos y el vecindario de su domicilio en general, le hayan reputado y conocido como hijo de tales padres.

 

Art. 340.- Para que la posesión notoria del estado civil se reciba como prueba de tal estado, deberá haber durado diez años continuos.

(IV)

Señores Magistrados debo recordar a vuestras Señorías que nuestro  hijo CARLOS JULIAN VELA MOYA, es como fue registrado en los libros de Nacimiento del Registro Civil de identificación y cedulación del Ecuador por su propio padre que entablo esta demanda y que hasta la fecha reposan  por más de diez años en dichos registros.- Ibídem Art. 73 de la Ley de Registro Civil Identificación y Cedulación en vigencia, y Art.-76 y siguientes de la Ley Orgánica de Gestión de la Identidad y datos Civiles.,

a.-) Esto es que el menor CARLOS JULIAN VELA MOYA, se nota con absoluta claridad que está en POSESIÓN NOTORIA E ININTERRUMPIDAMENTE, por lo que independientemente de lo que busque el demandante con los resultados de (ADN) la identidad de mi hijo está ya establecida y no puede ser objeto de discusión como pretende hacerlo el padre. Por medio de un examen de  sangre y  del que se transgredió bruscamente el mandato del Articulo 76.- en su numeral 4, de la Carta Magna del Ecuador.   

(V)

 

ES DE SUMA IMPORTANCIA DEJAR CLARO.-  que  la doctora tomó a mi hijo del brazo, lo separó de mi lado y le llevó donde sus asistentes, mientras repetía que: los niños no tienen autonomía, aunque para mí como madre si tienen derechos y yo siempre he estado dispuesta a hacerlos respetar, ante mi angustia de ver el temperamento enérgico de la doctora y escuchar que mi hijo me llamaba, mientras las asistentes, le tomaban la mano a la fuerza  y contra su voluntad, forcejeando le habían pinchado el dedo, a tal punto, que por el esfuerzo que hicieron tenía un  rasguño en el dedo índice parte superior, y; ante el rostro de desesperación de mi hijo ingresé a la sala, pude ver que su mano estaba completamente llena de sangre, y en esos momentos de confusión como lo haría cualquier madre que medianamente asume la obligación de velar por la integridad física y psicológica de su hijo, intervine en ese momento, solo trataba de que las dos mujeres (enfermera) suelten a mi niño, mientras ellas lo agarraban con mayor fuerza a tal punto que yo no podía separarlo de ellas, en tanto el lloraba desesperado y me gritaba mamá y su mano se cubría de sangre, la camisa que vestía estaba manchada con su propia sangre ese fue el cuadro existente en la toma de muestras autorizado por esta judicatura;

 

a.-) EN LO QUE, LA DOCTORA.- Sánchez con gran ímpetu, empezó a gritar que yo agredí a sus asistentes y que una de ellas estaba embarazada, cuando lo único que hice es reaccionar en resguardo de mi hijo, porque vi que las dos laboratoristas tenías sujeta su mano, en contra su voluntad, mientras la doctora me gritaba “loca fuera de aquí….., loca fuera de aquí…., recalcando aguántese la demanda que le voy a poner”, el escándalo era tal, que una mujer que laboraba en un consultorio cercano ingresó a pedir que hagan silencio.

Todo lo manifestado está grabado en el teléfono celular del señor GIL EDUARDO VELA VARGAS.  Por lo que solicito muy comedidamente se atienda lo que he solicitado en el referido (II) 1.04. De este escrito.

 

b.-) Del día 25 de abril de 2018 hasta hoy, mi hijo llora fácilmente, está irritable, no logra conciliar el sueño,  no ha querido hablar del tema, pero al anochecer del martes pasado me reclamó: que por qué fui capaz de permitir que le hayan tratado de esa manera, dijo recordar que una enfermera de lentes le sujetó tan fuerte, y alguien en esos instantes la cubrió con sus manos la vista, mientras le pinchaban  el dedo, además, me enseñó un corte producto del forcejeó, lo que constituye un acto sin precedentes de abuso y violencia contra un niño, ya que a ningún ser humano se le puede someter a una extracción de sangre tan degradante como en este caso ocurrió, pregunto nuevamente…!  EN DÓNDE QUEDA EL TAN MENCIONADO INTERÉS SUPERIOR DEL MENOR, ni a las personas más avezadas o delincuentes se les da un trató tan inhumano como el que se le dio a mi hijo para tomarle una muestra de sangre, no importó que es niño es indefenso, parecería que todo estaba en contubernio y en contra nuestra.

 

c.-) CASO APARTE.-  merece mi estado de salud mental, fue violentada psicológicamente, por lo que me he visto obligada a recurrir a medicación para tratar de sobre llevar las terribles escenas de escarnio de las que fuimos víctimas con mi hijo, quien ha sido revictimizado por la autoridades que tratan este caso, que en varias ocasiones para satisfacer el deseo del demandante se ha desencadenó en una escena tan burda y macabra.

Aclaro enfáticamente que NUNCA presencié la toma de la muestra de sangre de mi hijo de forma voluntaria, pues este sangraba de su torrente sanguíneo fluidamente, y; él gritó y me pidió ayuda y se negaba a que le sigan sujetando, pese a la fuerza de las laboratoristas, que trataban de tomar una gota, el movía su mano para que le suelten y en seguida la genetista me hecho de su laboratorio, con las palabras arriba expuestas….! Tratándome de “LOCA”, por el hecho que solo auxiliaba o acudía al llamado de mi hijo.  

 

Todo parece haber estado confabulado para favorecer al actor de esta maliciosa demanda, quien me advirtió todo lo terrible que sería este proceso, porque él y su bufete de abogados saben cómo se manejan las leyes en este país y porque en este ámbito, tienen grandes influencias. Será que un acto tan inhumano y forzado es prueba en este caso, “EN DÓNDE QUEDAN LOS DERECHOS ESENCIALES DE LA DIGNIDAD E INTEGRIDAD FÍSICA, PSÍQUICA, DE UN NIÑO QUE EN EL LABORATORIO DIAGEN FUERON QUEBRANTADOS Y MANCILLADOS”.

 

(VI)

 

De las normas esgrimidas en este escrito.-  Pido que en Derechos sea escuchado mi reclamo, y en la consideración estrictamente del Art. 76, numeral 4) dispone que: Las pruebas obtenidas o actuadas con violación de la Constitución o la ley no tendrán validez alguna y carecerán de eficacia probatoria, en caso de existir prueba, esta será ilícita por haber sido obtenida de manera ilegal.

En este caso contra la moral y la opinión del niño, Art. 60.-  del Código de la Niñez y Adolescencia. Más todavía cuando se debe tener en cuenta que el único efecto jurídico procesal de su ilicitud consiste en la inadmisibilidad o la ineficacia de la prueba, porque ilicitud en este caso consiste en el empleo de la violación física, moral o sicología para la obtención de la prueba, lo que produce su nulidad inmediata, independientemente del resultado que emita la doctora Sánchez, más aún con el precedente del altercado surgido entre la genetista y mi persona, que entre sus amenazas  pronuncio y  dijo a sus enfermeras que ella hará todo lo posible para obtener resultados de la muestra obtenida…!!

 

CONTINÚO CON EL CASILLERO JUDICIAL ELECTRÓNICO 1704924792 y correos electrónicos: consultas@cazamley.com y  consorcio@cazamley.com  de mi abogado particular Santiago Iván Zambrano Ávila.

 

A ruego de la accionada. Firma este pedido el abogado en unión de acto con la peticionaria.

 

F.- La peticionaria                                             F. Ab. Patrocinado particular